Dijo mi mamá que siempre no

Aún recuerdo mis días en la escuela primaria, cuando inocentemente creía que los conceptos que me enseñaban eran absolutos.
Poco a poco aprendí que la historia no es solamente la que me enseñaron como tal en la escuela, sino que se va generando día a día,y que los eventos relevantes de mi época de estudiante ya son factibles de ser encontrados en libros de texto. También aprendí, para mi decepción, que la historia da la razón a los vencedores. Con el paso del tiempo esa puede ser una apreciación insignificante, pero cuando una reforma política se está gestando, antes de ser historia, si es una razón de peso quien tiene la razón y quien es el vencedor.
En cuanto a las ciencias naturales, creí que todos los temas relacionados eran absolutos, y sin embargo, ya he sido testigo (por lo menos noticiosamente) de la desintegración de un famoso cometa (Haley) gracias a un error científico. He sido testigo de como los planetas se reducen de nueve a ocho, cuando en los programas futuristas de mi infancia se pronosticaba que para estos tiempos serían once los planetas que los chicos deberían estudiar... y mi abuelita dice que en sus tiempos de escuela estudiaban muchos menos.
Incluso, cuando de niña creí que no faltaba ya nada por inventar o descubrir, ahora me entero de la cantidad de ciencias nuevas que se han ido gestando, con el avance científico y tecnológico de la humanidad. Aquí aplica la pregunta: ¿qué fue primero, el huevo o la gallina?
Y sin embargo, casi entro en un shock nervioso cuando la Real Academia de la Lengua Española anunció sus últimas reformas a la palabra escrita, olvidando de repente que el lenguaje escrito, como todas las actividades relacionadas con la humanidad, están en constante evolución y cambio. Si todavía es posible encontrar en muchas regiones personas que hablan o escriben incorrectamente, porque esas palabras alguna vez fueron correctas, si cada día, gracias a la globalización, es fácil encontrar castellanizadas palabras de otros idiomas, y que pugnamos porque se incluyan en nuestro vocabulario autorizado, ¿porqué hacer un drama de las reformas a lo que hasta ahora he conocido y me preciaba de dominar?
Acostumbremonos, todos los conocimientos son susceptibles de mejorarse, ampliarse o desecharse. Y como sabiamente dijo Albert Einstein "nada es absoluto", y esto es absolutamente cierto.

0 comentarios:

Publicar un comentario