Palabras sin sentido

En esta temporada decembrina paz, amor y felicidad para ti y tu familia y en 2011 salud armonía y éxito. Con todo nuestro afecto, fulano de tal y familia.

Me habría encantado recibir este mensaje, si ese fulano de tal fuera alguien que me conoce, y no un candidato a un puesto gubernamental. Me molesta mucho que tengan la costumbre de enviar mensajes, simulando que están interesados en mi vida y en lo que me pasa, y me molesta más que no falta quien se los crea y por eso vote por ellos en las siguientes elecciones.

Pero no, el candidato ni idea tiene de que me envió a mi ese mensaje. Para empezar, no lo hacen de su teléfono directo, sino de alguna empresa de publicidad con capacidad de enviar el mismo mensaje a muchos teléfonos celulares al mismo tiempo gracias a las bases de datos que tienen disponibles (gracias CURP).

Aunque fue una estupidez, se me hizo divertido contestarle "gracias manito, dice mi amá que los espera al recalentado mañana" pensando en hacerlo desatinar. Esa fue mi respuesta planeada cuando vi que a mi mamá le llegó un mensaje de esos durante la cena de navidad, con la seguridad de que no tardaría en entrarme uno a mí. Pero cuando vi que la clave lada a la que le iba a contestar es de otro estado de la república, mi molestia aumentó, y no pude evitar preguntarle "oye, de donde es el número del que me estás mandando el mensaje? Porque no sé si eres tú realmente o una estúpida máquina impersonal que mandó un mensaje aleatoriamente sin conocerme realmente. Mejor llámame y nos ponemos de acuerdo" Y no sé para que diantres se me ocurre mandar un mensaje así, si ya establecí que el mensaje me fue enviado a través de una máquina de spam que se dedica a enviar mensajes, y que no se tomará el tiempo para atender respuestas.

En fin, señores candidatos: ¿quieren mi voto, el de mi familia, el de mis vecinos? demuestren que están interesados en mí, como persona, y en cada uno de los que formamos parte del pueblo al que deben servir, y no me envíen mensajes llenos de palabras sin sentido, que realmente alguien escribió por ustedes, para su conveniencia.

Hace algún tiempo me sucedió también que un candidato (otro candidato, no el del mensaje hipócrita) coincidió conmigo en un lugar elitista (yo llegué primero, por eso es que él coincidió conmigo) y saludó a todos los de pinta de gene importante, no a mí, y sí, me molestó que me dejara con la mano estirada, porque yo tenía intenciones de hablar con él, para saber si era sincero o falso como la gran mayoría. Pero más me molestó al día siguiente, cuando me encontré con su séquito en un rumbo muy distinto de la ciudad, un barrio pobre, y automáticamente me rodearon diciendo que el candidato estaba saludando a la gente, que corriera para alcanzarlo y que me diera la mano. No les dije las palabras que tenía atravesadas en el pecho para no meterme en pleitos de verduleras, pero no pude evitar decirles que yo no estaba a su disposición para saludarlo nomás cuando a él le conviniera, que si el día anterior no me había saludado por ser la más pobre del lugar, hoy no me halagaba su distinción al dignarse a verme en un barrio pobre... y su séquito fingió que el candidato es tan abierto, que me dieron la oportunidad de expresarle mi molestia directamente.

Por favor, señores candidatos, dejen las palabras sin sentido. No necesitamos candidatos que gasten millones de pesos para colgar su foto en cada poste, no necesitamos que nos den la mano en la calle para sentirnos orgullosos y darles nuestro voto, ni mensajes huecos e impersonales. Necesitamos gente que demuestre que tiene principios y una plataforma sólida, un plan de trabajo de verdad conveniente para el pueblo. Basta de circo, maroma y teatro, basta de pan con lo mismo... y si lo van a seguir haciendo, no me involucren, no me metan en sus bases de datos, porque solamente provocan mi molestia.

Estúpida yo, que escribo como si alguno de ellos me fuera a leer.

1 comentarios:

Ale M dijo...

Pues, con suerte alguno de ellos lo hace Perla, estoy de acuerdo contigo. De que sirve que te den la mano o que te manden mensajes cuando lo único que les interesa es tu voto, porque desgraciadamente solo es eso, un voto, porque cuando alguien se alza en voces contra ellos, buscan la manera de callarlas.

Pero pues no esperemos de los políticos, ellos son mentirosos, que lo único que les importa son ellos mismos.

Publicar un comentario